lunes, 5 de noviembre de 2007

O.N.G. (ORGANIZACIÓN NON GRATA)



Por Manuel Morera


Cada vez queda menos para que el telón del Falla suba y aparezca en escena la primera de las agrupaciones del concurso, pero aún no sabemos que día será. Comprendo que el año es atípico en cuanto a las tempraneras fechas se refiere, pero no me entra en la cabeza que un concurso del arraigo del nuestro tenga esta falta de previsión y este auténtico desastre organizativo. No se debe confeccionar un posible calendario tomando como referencia el número de participantes de ediciones anteriores, aquí nada es previsible, pero mucho menos es de recibo pensar que van a ser cuarenta o cincuenta agrupaciones menos de las acostumbradas las que se inscriban. Ahora tenemos el pastelón, ¿empezamos días antes?, ¿sesiones de tarde y noche?, ¿adelantamos el horario de comienzo de las sesiones?

Con el organigrama actual tendremos sesiones de trece grupos, lo cual me parece una locura, primero para el espectador, que por “jartible” que sea, se cansa; y luego para las agrupaciones. Hoy día el futuro de una agrupación en el concurso, además de la calidad y del nombre de quien la escriba, depende en gran medida de los condicionantes externos con que se encuentre el primer día, es decir, influyen las opiniones de los amigos periodistas que tenga cada uno, influyen los grupos que acompañen en la sesión e influye el publico. Los aficionados son humanos y por ello tienen un límite, por tanto me huele a mí que los coros van a salir mal parados con ésta forma de organizar el concurso. Esta modalidad es la encargada de abrir cada sesión y empezando a las 20:30 horas, pueden encontrarse un ambiente desolador en el teatro, pero encima, una de las posibles medidas para “arreglar” este desaguisado puede ser adelantar el horario en media hora, con lo cual puede que ya le den directamente la llave al representante legal del coro y él mismo abra, Otro de los inconvenientes que veo es que, al que le toque en suerte cantar del noveno o décimo puesto en adelante, puede encontrarse autenticas bolas del desierto merodeando después de cada cuplé, aunque hayan cantado “En donde yo mejor me lo pasé” engarzado con “Iba por Canalejas”. Además puede pasar otra cosa y es que si las últimas actuaciones son de agrupaciones “esperadas”, puede haber desbandada en el tramo medio de la función para llegar cenaditos y frescos a las “punteras”.

Otro de los temas interesantes es el recorte de tiempo para montaje y desmontaje de los decorados de cada grupo. Hoy día, todos llevamos un despliegue grande de atrezzos y es así para intentar agradar lo máximo posible y engrandecer la fiesta con nuestro granito de arena, bien, pues no me quiero imaginar como se va a poner este año la bambalina. Si ya con diez minutos los nervios afloraban por todas partes, con cinco menos, alguno se nos muere. En fin, hay cosas que no entiendo y jamás entenderé de todo esto, por ejemplo, por qué se encorseta en el tiempo a los cuartetos y al resto de modalidades no. Un día, hagan la prueba y cronometren cuanto tiempo se llevan algunas chirigotas entre pasodoble y pasodoble o antes de comenzar los cuplés, y esto es solo un ejemplo de los que hay miles. No estoy a favor de someter a quién actúa a ningún tipo de presión, por tanto exijo libertad e igualdad para todas las modalidades. Un saludo a todos y aligerar que cualquier día salen diciendo que empezamos el 21 de noviembre.

1 comentario:

Luis Mendoza dijo...

Está claro que la previsión que ha existido o existe ha sido nefasta. Que todo lo que se cambia es para prohibir, acortar y molestar la creatividad de algunos de los autores (no todos son creativos) y muchas cosas más. Pero es lo que hay, y la verdadera solución es NO IR, no concursar un año, salgan a la calle, no es carnaval?? no es lo que os gusta??. Y nada de concursos paralelos ni ná. Nada, ustedes que teneis la fuerza, BOICOT AL COAC 2007. Ya os buscaremos por las calles o tablaos (o tb hay que ser agrupación "ofisial"????). Esto al final se lo cargaran!!!!

Luis Mendoza